Logo

Todos los derechos reservados ®
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa de EMERGAP

 

 

Tu Autodiagnóstico de Competencias de Transformación

 

tu  AUTODIAGNÓSTICO 

 

A continuación, puedes encontrar tu informe detallado y personalizado con el diagnóstico de tu grado de desarrollo en las 12 Competencias de Transformación, basado en tus respuestas al cuestionario.

Revísalo con calma y reflexiona sobre tus áreas de mejora en cada competencia. El objetivo es ayudarte a trabajar en tu propia transformación y que te sirva de herramienta para diseñar un plan de autodesarrollo en el que TÚ eres el protagonista.

 

INTRODUCCIÓN: EL MODELO DE COMPETENCIAS DE TRANSFORMACIÓN

El autodiagnóstico está basado en nuestro modelo de transformación, que surge tras la experiencia de acompañar durante quince años a más de cien empresas —y miles de personas— de treinta países en su proceso de transformación.

Se trata de 12 Competencias de Transformación que, en nuestra experiencia, resultan determinantes para impulsar el cambio con velocidad y con profundidad

Puedes encontrar más información sobre nuestro modelo en el siguiente enlace ⇒ Modelo de Competencias

RESUMEN DE TU AUTODIAGNÓSTICO

A continuación puedes encontrar una visión agregada de tu grado de desarrollo, basado en tus respuestas al cuestionario de autodiagnóstico.

Para cada una de las competencias obtienes una puntuación de 0 a 10, lo que te permite identificar de un vistazo las áreas donde tienes mayor oportunidad de mejora.

Mal

0 – 5

No tienes la competencia o muestras carencias notables en su desarrollo.

Regular

5 – 7

La competencia está activamente en proceso de desarrollo, pero no eres un referente en tu organización por tu nivel de desarrollo.

Bien

7 – 9

Eres un referente unánime en la organización en esa competencia. Y eres solicitado con frecuencia para ayudar a otros a desarrollarla.

Excelente

9 – 10

Muestras un desarrollo de la competencia de clase mundial. La has
estudiado y aplicado tanto, que casi podrías escribir libros o dar conferencias sobre ella.

Estrategia

Diagnóstico y decisión Mal

0

Diseño de proyectos Mal

0

Ejecución ágil Mal

0

Liderazgo

Integridad Mal

0

Cercanía Mal

0

Feedback Mal

0

Comunicación

Comunicación verbal y no verbal Mal

0

Comunicación escrita Mal

0

Presentaciones efectivas Mal

0

Colaboración

Herramientas digitales Mal

0

Gestión de reuniones y workshops Mal

0

Influencia matricial Mal

0
01

Diagnóstico y decisión

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Pensamiento Disruptivo

Capacidad de análisis Top-Down

Experiencia en Reflexión estratégica

Flexibilidad a otros puntos de vista

Decisión bajo presión

Autodiagnóstico: Mal. 

Tus respuestas revelan que tienes dificultad para “leer” situaciones complejas, para identificar los factores críticos rápidamente y para tomar decisiones prácticas que agilicen obtener los resultados deseados. Tu desarrollo limitado en esta competencia te puede estar llevando a tomar decisiones poco estratégicas y a direccionar los recursos de tu organización por un camino erróneo o a gestionarlos de un modo ineficiente. Es clave que empieces por entrenar tu capacidad analítica para mejorar tus diagnósticos y tus decisiones.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Diagnóstico & Decisión”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

PENSAMIENTO DISRUPTIVO Mal

Es la capacidad para no ceñirse por inercia al marco establecido y abrir nuevas posibilidades, evaluando vías no tradicionales y planteando soluciones alternativas innovadoras.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que limita tu capacidad para evaluar alternativas disruptivas, para plantear escenarios transformadores y para generar innovación en tu organización. Te convendría aprender y estudiar técnicas y dinámicas de pensamiento disruptivo.

ANÁLISIS TOP-DOWN Mal

Es la capacidad de abordar realidades complejas partiendo de lo general, para lograr una visión amplia del problema, y deconstruyendo a continuación los elementos que lo componen.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que limita tu capacidad para tomar decisiones estratégicas centrándose en lo esencial pero sin perderse de vista los elementos secundarios.

EXPERIENCIA EN REFLEXIONES ESTRATÉGICAS Mal

Es la capacidad, siempre fruto de una larga experiencia, para generar claridad en discusiones estratégicas, sabiendo integrar diversas perspectivas y logrando que la discusión avance con fluidez.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que, hasta ahora, no has tenido acceso a procesos de reflexión estratégica y que tienes una visión muy limitada del negocio y de tu organización. Trata de participar en foros de discusión que te permitan ganar en experiencia.

FLEXIBILIDAD ANTE OTROS PUNTOS DE VISTA Mal

Es la capacidad de abrirse a otras ideas, escuchándolas con genuino interés, sin prejuicios, con el fin de enriquecer la perspectiva sobre un asunto. En contextos de discusión estratégica, no hay peor práctica que “enamorarse” de una idea, sin dejar espacio para enfoques alternativos.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica rigidez a la hora de participar en procesos colaborativos de debate y decisión, y dificultad para incorporar otras ideas en tus reflexiones. Trata de abrirte para enriquecer tu perspectiva.

DECISIÓN BAJO PRESIÓN Mal

Es la capacidad para tomar decisiones con serenidad y firmeza cuando dispones de información limitada (o tal vez excesiva), hay poco tiempo y existe algún riesgo.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que la presión en estas situaciones te suele abrumar, haciéndote tomar decisiones precipitadamente, o incluso no tomarlas, dejando el futuro en manos del destino.

02

Diseño de proyectos

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Aterrizaje de retos estratégicos

Entrega del proyecto al Equipo

Asignación de recursos

Autodiagnóstico: Mal. 

Tus respuestas revelan que tienes dificultad para aterrizar retos estratégicos en proyectos con objetivos concretos, que logren resultados tangibles y medibles en un periodo acotado de tiempo. Por tanto, tu desarrollo limitado de esta competencia podría estar frenando la velocidad de crucero de tu equipo o de tu área o de la transformación de tu organización, y provocando un uso ineficiente de sus recursos. Te convendría pedir apoyo a personas con más experiencia en Diseño de Proyectos para garantizar que los aterrizas bien y más rápido.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Diseño de Proyectos”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

ATERRIZAJE DE RETOS ESTRATÉGICOS Mal

Es la capacidad de convertir una visión de futuro en un plan que pueda hacerla realidad y se logra aterrizando retos en proyectos concretos con objetivos específicos y medibles.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que tienes dificultad para estructurar los objetivos y las actividades clave de un proyecto. Te convendría pedir ayuda a otros que saben cómo pasar rápidamente “de la estrategia al diseño de la acción”.

ENTREGA DEL PROYECTO AL EQUIPO Mal

Es la capacidad para lograr que los proyectos pasen del papel a la acción, logrando agilizar procesos de aprobación, precisando los requerimientos iniciales y asegurando que el equipo entiende y se compromete con la visión del proyecto desde el minuto uno.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que tienes dificultad para definir los requerimientos iniciales del proyecto de manera precisa, facilitando que arranque con un norte claro, y que también te cuesta transmitir una visión retadora e ilusionante del proyecto al equipo asignado, logrando comprometer a todos emocionalmente.

ASIGNACIÓN DE RECURSOS AL PROYECTO Mal

Es la capacidad de asignar las personas adecuadas a los proyectos y de dotarlos con los recursos materiales y financieros necesarios para que arranquen con fuerza.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que te cuesta asignar a cada persona el rol en el que tiene mayor capacidad de aportación al proyecto y que se te pasan por alto oportunidades de optimización y de sinergia con otras áreas en la dotación de recursos.

03

Ejecución ágil

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Metodología ágil

Flexibilidad y capacidad de adaptación

Gestión del conflicto

Comunicación y liderazgo de equipos

Autodiagnóstico: Mal. 

Tus respuestas revelan que tienes dificultad para liderar la ejecución de proyectos empoderando a equipos multidisciplinares a que se enfoquen en logros tempranos, a través de un proceso iterativo de aprendizaje y de una planificación dinámica, manteniendo al equipo cohesionado incluso en situaciones de crisis. Tu desarrollo limitado en esta competencia puede estar frenando la velocidad de ejecución de proyectos estratégicos de la organización. Te convendría empezar por estudiar sobre metodologías ágiles.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Ejecución Ágil”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

METODOLOGÍA ÁGIL Mal

Es la capacidad de trabajar con una sistemática de ejecución sólida, aplicando con criterio y flexibilidad las prácticas metodológicas —entre ellas, las de la filosofía Agile— que resulten relevantes para el tipo de proyectos que lideras.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que tienes dificultad para aplicar con rigor y disciplina una metodología de gestión de proyectos. Te convendría pedir a expertos en esta competencia que te faciliten recursos básicos de aprendizaje.

FLEXIBILIDAD Y CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN Mal

Es la capacidad para reconocer situaciones donde lo planificado no está funcionando y cambiar el rumbo de un proyecto, pero con “mano izquierda” para mantener al equipo ilusionado y cohesionado.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que tienes dificultad para reconocer cuándo un proyecto no está progresando al ritmo adecuado y te puede estar faltando determinación para romper con dinámicas incorrectas, pero manteniendo al equipo cohesionado, y sin poner en riesgo el ritmo de ejecución.

GESTIÓN DEL CONFLICTO Mal

Es la capacidad para prevenir o contener la escalada de un conflicto, reduciendo su naturaleza destructiva, con el fin de alcanzar un marco desde el que llegar a un acuerdo o incluso a la resolución del propio conflicto. Es en estos “momentos de la verdad”, en los que hay resolver la confrontación manteniendo al equipo unido, donde se calibra el verdadero liderazgo.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que, en situaciones de conflicto, te resulta muy difícil  mantener la calma, actuar con serenidad y firmeza, y gestionar adecuadamente las emociones de cada persona del equipo.

COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO DE EQUIPOS Mal

Es la capacidad de saber qué comunicar, cómo y cuándo para mantener a un equipo informado, cohesionado y comprometido.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que no estás dedicando suficiente tiempo a mantener al equipo informado y a dar feedback a cada persona sobre su desempeño, ayudándoles a definir la mejor manera de contribuir en el proyecto.

04

Integridad

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Valores claros y consistentes

Exigencia personal

Comprensión de los demás

Vida inspiradora

Autodiagnóstico: Mal. 

Tus respuestas parecen indicar que no has reflexionado suficientemente sobre los valores que fundamentan tu vida; que te falta consistencia para incorporarlos a tu comportamiento diario; que puedes mejorar en tu exigencia personal, reconociendo tus errores con humildad y con el firme deseo de esforzarse por mejorar; y que podrías ser más comprensivo con los demás y contribuir de un modo más práctico a mejorar los hábitos de las personas que me rodean, inspirándoles con tu propia vida. En los contextos profesionales tan dinámicos y exigentes que vivimos hoy, en ocasiones podemos sentirnos desbordados y no dedicar suficiente energía a mantener nuestros valores por encima de las presiones del entorno. Reflexiona sobre cómo puedes re-equilibrar tu día a día con una actitud más comprometida con tus valores y desarrollar más exigencia personal.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Integridad”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

VALORES CLAROS Y CONSISTENTES Mal

Es la capacidad de actuar de modo consistente cada día, en lo grande y en lo pequeño, de acuerdo a unos valores sobre los que has reflexionado suficientemente, llegando a interiorizarlos y a hacerlos el fundamento que sostiene tu vida.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que no has reflexionado suficientemente sobre los valores que fundamentan tu vida; que no vives tus valores con igual consistencia en contextos tanto profesionales como personales; que te dejas llevar por comportamientos que te satisfacen inmediatamente pero que no están alineados con tus valores; que en situaciones de conflicto actúas de modo individualista, anteponiendo tus necesidades personales al bien común; y que con frecuencia te dejas llevar por excusas circunstanciales o por la volatilidad de tus estados de ánimo. Necesitas reflexionar más sobre tus valores y tratar de incorporarlos a tu comportamiento diario.

EXIGENCIA PERSONAL Mal

Es la capacidad de traducir de un modo consistente los propios valores al día a día a través de un comportamiento esforzado y constante. Viviendo así, poco a poco, vamos construyendo el carácter que se requiere para asumir responsabilidades de liderazgo, sea al frente de un equipo, de una organización o de algo aún más importante, la propia familia.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que tu vida está desconectada de tus valores y que habitualmente actúas dejándote llevar por apetencias instantáneas y circunstanciales o por la volatilidad de tus estados de ánimo. Tienes por delante dos tareas crítica: reflexionar sobre tu propósito de vida y fortalecer tu voluntad a través de pequeños comportamientos cotidianos para poder así orientar eficazmente tu vida a tu propósito.

COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS Mal

Es la capacidad de empatizar con los demás, entendiendo que pueden actuar desde una visión distinta de la realidad y asumiendo que podrían vivir circunstancias que desconocemos, pero a la vez ayudándoles a mejorar y animándoles a dar más con la inspiración de tu ejemplo y de tu vida, sin perder nunca la fe en la fascinante capacidad de transformación que tiene cualquier ser humano.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que te cuesta aceptar formas de ser o perspectivas diferentes a la tuya. Posiblemente, para desarrollar una mirada más comprensiva con los demás necesitas reconocer tus errores, sin tratar de enmascararlos o de echar la culpa a otros, pedir perdón cuando has herido a alguien, no guardar rencor a los demás y abrirte a conocer mejor a los que te rodean para empatizar con sus circunstancias y los esfuerzos que hacen en su vida.

VIDA INSPIRADORA Mal

Es la capacidad de mover a otros a cambiar sus hábitos, a construir su carácter y vivir una vida de excelencia humana, no desde la fría exigencia de una vida impecable, sino desde la fuerza transformadora de una vida esforzada, pero a la vez consciente de su propia fragilidad.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que no eres percibido como un referente inspirador por los que te rodean, no te piden consejo y no contribuyes de un modo práctico a mejorar los hábitos de otras personas. Reflexiona sobre qué aspectos de tu vida deben cambiar para reconquistar la confianza en ti de las personas de tu entorno personal y profesional.

05

Cercanía

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Interés por conocer a los demás

Estilo de comunicación empático

Capacidad de construir relaciones

Prioridad de las personas sobre las cosas

Autodiagnóstico: Mal. 

Tus respuestas revelan que tienes dificultad para desarrollar un genuino interés por los demás que te permita conocerles, apreciarles, ganarte su confianza y contribuir a desplegar su talento. Posiblemente, a ti también te cueste abrirte, mostrándote como eres y expresando lo que sientes, sin miedo a exponer tu propia fragilidad, y eso levanta una barrera invisible para conectar contigo que genera desconfianza en los demás y desinterés en colaborar contigo en proyectos e iniciativas.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Cercanía”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

INTERÉS POR CONOCER A LOS DEMÁS Mal

Es la capacidad para salir de uno mismo y de acercarse a otras personas con afán de conocerles en profundidad y de apreciar su personalidad y su diversidad, desarrollando con ellas un vínculo más fuerte que una mera interacción de carácter técnico y estrictamente profesional.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que, en tu día a día, te cuesta empatizar con las cuestiones personales de los que te rodean y te limitas a lo estrictamente técnico y profesional, sin esforzarte por generar un vínculo personal con todos —no solo con los que naturalmente sintonizas— que ayude a estrechar lazos y a fortalecer la confianza en tu equipo.

ESTILO DE COMUNICACIÓN EMPÁTICO Mal

Es la capacidad para comunicarte con los que te rodean mostrándoles verdadero interés por escucharles y por entender su perspectiva, respetándoles aunque tengan puntos de vista muy diferentes, y generando un clima cálido que fomente una conversación sincera.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que tienes dificultades para mantener conversaciones en las que tu interlocutor se sienta escuchado con interés genuino. Tu estilo de comunicación puede ser percibido como frío y distante, o tal vez como excesivamente intenso y centrado en ti mismo, generando una barrera que impide mantener conversaciones profundas y sinceras. Necesitas trabajar la escucha activa.

CAPACIDAD DE CONSTRUIR Y DE MANTENER RELACIONES Mal

Es la capacidad de desarrollar y de cuidar la relación no solo con las personas con las que interactuamos en el día a día, sino también con las que conociste en el pasado o con las que coincides más ocasionalmente, generando una red de relaciones de confianza que te permite colaborar con personas de organizaciones, geografías y culturas diferentes.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que tienes dificultad para hacer nuevos amigos o para mantener activamente la amistad con las personas que conociste en otros equipos o en otras empresas; que prefieres la interacción digital a la comunicación cara a cara, y que solo tratas de conectar con las personas de tu círculo más cercano. Abrirte a conocer y a conectar con más personas te enriquecerá personalmente y te permitirá poner en otro nivel tu capacidad de colaboración y de contribución en tu organización y en tu contexto personal.

PRIORIDAD DE LAS PERSONAS SOBRE LAS COSAS Mal

Es la capacidad de dar suficiente prioridad en la agenda a las personas con las que trabajamos, atendiendo a sus necesidadades y escuchándolas con atención, sin dejarnos llevar por la prisa de resolver cuestiones meramente operativas.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que actúas más como un gestor de cosas que como un líder de personas, ya que das poca prioridad a desarrollar la relación con tus colegas y con tus colaboradores, no dedicas suficiente tiempo diario y semanal a conversar con ellos de manera distendida y no mantienes conversaciones de desarrollo con cada persona de tu equipo con suficiente frecuencia. Necesitas repensar tus prioridades para desarrollarte como líder.

06

Feedback

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Actitud positiva y constructiva

Auto-control y equilibrio

Mantener Conversaciones Difíciles

Auto-conciencia y sentido de la oportunidad

Autodiagnóstico: Mal. 

Tus respuestas revelan que tienes dificultad para detectar y expresar oportunidades de mejora a las personas con las que colaboras en la organización, especialmente si tienen una posición jerárquica superior o trabajan en otra área. Parece que también te cuesta manifestar a otros tu reconocimiento por una buena acción o desempeño. En consecuencia, das poco feedback. Para cultivar esta competencia, necesitas empezar por desarrollar la capacidad de “leer” la personalidad, el comportamiento y los sentimientos de las personas, y cultivar la capacidad para diseñar y abordar conversaciones inspiradoras que ayuden a otros a mejorar. Para un líder inspirador, no hay una herramienta más transformadora que una conversación cara a cara.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Feedback”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

ACTITUD POSITIVA, CONSTRUCTIVA Y DE ACEPTACIÓN Mal

Es la capacidad para abordar el feedback con una actitud constructiva —siendo capaz de ponderar con una serena objetividad tanto las virtudes como los defectos de los demás— y desde una firme creencia en la extraordinaria capacidad de transformación que tiene cada persona.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que te enfocas demasiado en los defectos de los demás, que tu manera de dar feedback puede resultar desanimante y que no pareces tener demasiada esperanza en la capacidad de la otra persona para cambiar. En consecuencia, en muchas ocasiones optas por criticar a los demás a su espalda, en vez de darles feedback. A veces, una mirada excesivamente crítica con los demás es un mecanismo para enmascarar la propia fragilidad.

AUTO-CONTROL, PRUDENCIA Y EQUILIBRIO Mal

Es la capacidad para entregar un feedback ecuánime —valorando con prudencia la información que tienes y estando abierto a incorporar datos complementarios que pueden modificar tu perspectiva—, sin dejarte llevar por opiniones o estados de ánimo y escogiendo el momento oportuno para darlo. 

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que, al dar feedback, con frecuencia te dejas llevar por tus emociones, sin la ecuanimidad para analizar con prudencia la información que tienes. En consecuencia, es posible que, en bastantes ocasiones, logres el efecto contrario al que buscabas con el feedback.

MANTENER CONVERSACIONES DIFÍCILES Mal

Es la capacidad de abordar esos feedbacks especialmente incómodos, sin retrasarlos ni dejarlos pasar, preparándolos a conciencia y exponiendo a tu interlocutor con asertividad —y a la vez con delicadeza— el impacto que su comportamiento puede tener en sí mismo y en los demás.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que habitualmente retrasas o evitas las conversaciones difíciles y que las abordas con poca asertividad, de modo que pierden su capacidad transformadora. La mejor manera de desarrollar el músculo de las conversaciones difíciles es ejercitarlo.

AUTO-CONCIENCIA Y SENTIDO DE LA OPORTUNIDAD Mal

Es la capacidad para entregar feedback de una manera acertada y con el sentido de la oportunidad para elegir el momento adecuado, logrando que sea percibido como un intento sincero para ayudar a la otra persona a mejorar y no como un ataque personal.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que te sueles dejar llevar por tus emociones al entregar feedback, que te precipitas al elegir el momento de darlo y que tú mismo no lo aceptas con agradecimiento. Si mejoras en estas tres dimensiones, darás un paso crítico adelante en esta competencia.

07

Comunicación verbal y no verbal

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Claridad expositiva

Capacidad de síntesis

Frescura y fuerza del mensaje

Lenguaje no verbal

Autodiagnóstico: Mal. 

Te cuesta explicar lo que quieres transmitir de una manera sencilla, clara y sucinta. Tienes tendencia a extenderte más allá de lo necesario al exponer tus ideas, y lo haces con un tono y estilo que no te ayudan a captar la atención de tu interlocutor ni a que el mensaje llegue con fuerza. Trabaja para desarrollar técnicas que mejoren tu capacidad de sintetizar y de exponer de manera estructurada, y presta atención al lenguaje no verbal a la hora de hablar.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Comunicación Verbal y No Verbal”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

CLARIDAD EXPOSITIVA Mal

Es la capacidad para organizar y exponer tus ideas de una manera sencilla y estructurada, y para comunicarlas con fluidez, de modo que tu interlocutor capte tu mensaje con claridad.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que te cuesta exponer tus ideas de una manera simple y estructurada, de modo que generen claridad en tu interlocutor. Parece que tus intervenciones no siempre agregan valor e incluso pueden contribuir a enredar la conversación.

CAPACIDAD DE SÍNTESIS Mal

Consiste en la capacidad de sintetizar una realidad compleja, discerniendo lo esencial frente a lo secundario, y de exponer tus ideas  con precisión, para lo que resulta necesario desarrollar una riqueza de lenguaje que te permita escoger siempre las palabras adecuadas.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que te cuesta expresar con brevedad y simplicidad tus ideas, ir al grano y no entrar en “bucle”.. Te convendría  desarrollar técnicas que te ayuden a sintetizar tus ideas (como por ejemplo, mapas mentales) y encontrar la manera de contarlas claramente y sin dar rodeos.

FRESCURA Y FUERZA DEL MENSAJE Mal

La capacidad para transmitir ideas se multiplica cuando somos capaces de comunicar persuasivamente y con pasión  —y a la vez con un estilo fresco y natural—, aprovechando una gran variedad de recursos de comunicación, que van desde lo dramático hasta a lo cómico, pasando por la capacidad para contar historias.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que tu estilo a la hora de comunicar suele ser monótono y plano, y que no dispones de suficientes recursos para conectar emocionalmente con tu interlocutor cuando necesitas transmitir un mensaje que mueva sus emociones. Te convendría desarrollar técnicas que te ayuden a dar “vida” a la forma de transmitir tus mensajes.

LENGUAJE NO VERBAL Mal

El lenguaje no verbal es aquel por el cual, a través de nuestro cuerpo y de nuestros gestos, transmitimos mensajes, de manera consciente o inconsciente, que complementan y realzan —o por el contrario, contradicen— lo que estamos comunicando verbalmente.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que, a la hora de comunicar, tu nivel de autopercepción sobre tu cuerpo es limitado, y que no consigues sintonizarlo adecuadamente con tu lenguaje verbal transmitiendo a tus interlocutores el mensaje deseado. Necesitas ganar sensibilidad sobre lo que transmiten tus gestos y aprender algunas técnicas básicas para utilizar tu cuerpo como vehículo de comunicación.

08

Comunicación escrita

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Corrección ortográfica

Estilo del mensaje

Escritura en herramientas digitales

Autodiagnóstico: Mal. 

Tienes dificultad para redactar textos de manera clara y sucinta y no prestas suficiente atención para asegurar que estén escritos con la estructura gramatical correcta y sin faltas de ortografía. Además, en ocasiones, tu estilo puede resultar inapropiado y excesivamente informal en un entorno profesional. Procura crear el hábito de revisar la ortografía y la claridad de tus mensajes antes de enviarlos, como primer paso para mejorar en esta competencia.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Comunicación Escrita”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

CORRECCIÓN ORTOGRÁFICA Y GRAMATICAL Mal

Es la capacidad para redactar tus mensajes de manera clara, sucinta y precisa, construyéndolos con la estructura gramatical adecuada y con una atención exquisita a las normas ortográficas.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que eres impulsivo a la hora de redactar mensajes escritos y que no le dedicas suficiente tiempo a revisar tus textos, tanto en el plano gramatical como en el ortográfico. El descuido que muestran tus mensajes revela poca atención a los detalles y podría generar desconfianza en tus destinatarios. La comunicación escrita es parte importante de tu profesionalidad y necesitas empeñarte en crear el hábito de escribir correctamente siempre, aunque sea un breve mensaje en WhatsApp.

ESTILO DEL MENSAJE Mal

Es la capacidad de dotar a tu comunicación escrita de versatilidad, usando un vocabulario preciso y adaptando el tono y el estilo a distintas necesidades de comunicación, con el fin de lograr siempre el impacto deseado.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que tu vocabulario es aún limitado, que te falta versatilidad para adaptar tus mensajes según sus destinatarios y que, con frecuencia, tu estilo puede resultar demasiado informal en contextos profesionales.

ESCRITURA ADECUADA EN HERRAMIENTAS DIGITALES Mal

Es la capacidad de aprovechar la facilidad y el potencial de comunicación de las nuevas herramientas y plataformas digitales colaborativas —y los recursos de edición de textos que ofrecen— para comunicarse con agilidad, riqueza y frescura, pero manteniendo a la vez la corrección ortográfica, gramatical y estilística propia de un contexto profesional.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que te falta experiencia en el uso de herramientas digitales avanzadas, criterio para elegir la plataforma adecuada según distintas necesidades de comunicación, versatilidad para usar herramientas de edición avanzada y corrección formal en tus textos. Conviene que rediseñes tus hábitos de comunicación digital y que pidas orientación a personas con experiencia en un uso profesional de estas herramientas.

09

Presentaciones efectivas

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Preparación de contenido

Capacidad de hablar en público

Manejo del "directo"

Capacidad Oratoria y de Storytelling

Autodiagnóstico: Mal. 

Tu diagnóstico revela una notable oportunidad de mejora en tu capacidad para presentar de una manera clara, breve y atractiva, usando diversas herramientas audiovisuales de presentación, construyendo una narrativa adaptada al contexto y al tipo de audiencia. Tu falta de desarrollo en esta competencia reduce tu capacidad como líder para transmitir tu visión o tus ideas de una manera inspiradora y para alinear y entusiasmar a otros. Necesitas trabajar en mejorar la preparación de tus presentaciones, en tu puesta en escena, en tu capacidad para comunicarte con autenticidad y pasión y en tu habilidad para contar historias.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Presentaciones Efectivas”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

PREPARACIÓN DE CONTENIDO Mal

Es la capacidad de estructurar una narrativa adecuada para transmitir el contenido —teniendo en cuenta el tipo de audiencia, el tiempo disponible y el objetivo de la presentación— y usando los recursos visuales con criterio y con un estilo cuidado.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que revela falta de experiencia en la preparación de la estructura narrativa del contenido, conocimiento limitado de las herramientas de presentación, estándares pobres en el uso de los recursos visuales y un gusto por el diseño poco cultivado. Te ayudará estudiar sobre diseño de presentaciones efectivas y pedir a alguien con más experiencia que te oriente en la preparación de tus próximas presentaciones y que luego te dé feedback.

CAPACIDAD DE HABLAR EN PÚBLICO Mal

Es la capacidad de hablar frente a una audiencia —ya sea en una sala de reuniones, en un gran auditorio o para hacer un brindis en un evento familiar— con estilo propio y con una presencia escénica que refuerce tu mensaje y que transmita confianza.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que te cuesta hablar en público, que es un formato de comunicación en el que no te sientes cómodo y que tu audiencia termina percibiendo esa fragilidad, lo que puede afectar de manera significativa al impacto de tus mensajes. Te ayudará reflexionar sobre por qué te incomoda hablar en público, yendo a la raíz de esta limitación, estudiar nociones básicas sobre oratoria y marcarte el objetivo de aprovechar cualquier oportunidad, por cotidiana o pequeña que parezca, para practicar tus aprendizajes y mejorar tu autoconfianza para hablar en público.

MANEJO DEL “DIRECTO” Mal

Es la capacidad para gestionar en tiempo real cómo discurre una presentación, “leyendo” cómo reacciona la audiencia, adaptando si es preciso la dinámica sobre la marcha, gestionado con serenidad y soltura situaciones disruptivas y manteniendo en todo momento la atención de la audiencia.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que, cuando una presentación se descarrila, te cuesta reconducirla con serenidad y firmeza y te resulta difícil cumplir los objetivos que te habías propuesto inicialmente. Te convendría trabajar en el manejo de la respiración para mantener la calma, la concentración y la agilidad mental en todo momento.

CAPACIDAD ORATORIA Y DE STORYTELLING Mal

Es la capacidad para comunicar con pasión, contando historias que conectan emocionalmente con la audiencia, capturando su atención y haciendo memorables los mensajes.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que tus presentaciones tienden a ser monótonas y con poco gancho, lo que limita tu capacidad para transmitir con emoción y generar un impacto significativo en tu audiencia. Te convendría empezar por hacer un curso de storytelling, practicarlo cotidianamente y pedir feedback para asegurar que incorporas como hábito el conocimiento aprendido.

10

Herramientas digitales

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Uso apropiado de cada herramienta digital

Gestión de la información en entornos digitales

Disciplina en el uso

Autodiagnóstico: Mal. 

Tu autodiagnóstico revela que empleas de un modo ineficiente las herramientas digitales, ya que usas excesivamente el email y la mensajería instantánea (WhatsApp u otras), y que no aprovechas el potencial de las nuevas herramientas de comunicación y de colaboración para trabajar en equipo. En consecuencia, es posible que estés borde del “colapso digital” y que te sientas sobrepasado por la cantidad de información que recibes. Te convendría empezar por “limpiar” tus herramientas y organizar tu información, y luego definir criterios claros con tu equipo sobre qué plataformas colaborativas usar para diferentes necesidades de comunicación.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Herramientas Digitales”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

USO CORRECTO DE HERRAMIENTAS DIGITALES Mal

Es la capacidad de usar las herramientas digitales adecuadas para distintas necesidades de comunicación y de definir criterios claros con tu equipo sobre qué plataformas usar —y cómo usarlas— para gestionar el trabajo colaborativo.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que tienes un conocimiento limitado de la variedad de herramientas que te pueden permitir colaborar con tu equipo de una manera más eficiente. Continúas basándote en el uso tradicional del e-mail, con una limitada exposición a nuevas herramientas de colaboración online. Investiga el potencial que tienen estas herramientas, y empieza a experimentar con su utilización progresivamente en tu día a día, para comunicarte, para gestionar proyectos, y para compartir y crear documentos colaborativamente.

GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN EN ENTORNOS DIGITALES Mal

Es la capacidad para gestionar de un modo eficiente la creciente cantidad de información que nos toca procesar, creando reglas que automaticen las tareas del día a día para mejorar la productividad (reglas en el email, personalización de notificaciones, clasificación de notas, seguimiento de tareas pendientes, etcétera), trabajando colaborativamente con tu equipo sobre documentos compartidos en la “nube” y organizando de un modo sistemático la información.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que en general la información te maneja a ti, no tu a ella, su gestión te consume un tiempo excesivo y te hace muy ineficiente. Haz una revisión profunda de tus pautas de utilización de la información, cuándo y cómo revisas el e-mail, la creación y almacenamiento de información, y tus pautas de colaboración con terceros sobre la misma información. Verás que, haciendo cambios en su gestión, mejorarás tu eficiencia dramáticamente, y recuperarás progresivamente el control en el manejo de la información.

DISCIPLINA EN EL USO DE HERRAMIENTAS DIGITALES Mal

Es la capacidad para usar tus dispositivos y las herramientas digitales con criterio y control sin responder impulsivamente a las alertas y notificaciones que aparecen en tus pantallas, sin hacer multitasking en las reuniones, en las videoconferencias o en las llamadas por teléfono y evitando que la comunicación con tu equipo salte sin criterio de plataforma en plataforma (email, WhatsApp, etcétera), generando desorden y contribuyendo a perder la trazabilidad de la información.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que tienes una importante falta de conciencia y control sobre cómo utilizas las herramientas digitales en tu día a día. Las utilizas de un modo impulsivo, con una limitada percepción de cómo afecta en tu productividad día a día, y en tus relaciones con los que te rodean. Reflexiona sobre cómo puedes reequilibrar su uso, para hacerlo más consciente, más controlado, y estando más presente en tus interacciones personales con los que están a tu lado.

11

Gestión de reuniones y workshops

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Preparación y agenda

Método y disciplina

Facilitación e inclusión

Autodiagnóstico: Mal. 

Tu autodiagnóstico revela que tienes dificultad para conducir estos espacios de un modo ágil y disciplinado, logrando que aporten verdadero valor, gestionando el tiempo de un modo eficiente y creando dinámicas colaborativas que integren la perspectiva de todos los participantes. Necesitas estudiar y entrenarte para asumir el rol de facilitador y aprender a utilizar metodologías adecuadas para distintos tipos de reunión.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Gestión de Reuniones y Workshops”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

PREPARACIÓN Y AGENDA Mal

Es la capacidad para diseñar previamente el enfoque, el formato (presencial o digital) y la metodología de la reunión, seleccionar los participantes, definir una agenda realista y enviar la información pertinente con antelación, evitando usar estos espacios de discusión para compartir información que podría haber sido consumida individualmente con antelación.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que estás gestionando de un modo ineficiente tu tiempo y el de otras personas de la organización por falta de preparación de estos espacios con un enfoque bien definido, con los participantes adecuados, con una agenda realista y compartiendo la información necesaria previamente. Te convendría pedir ayuda y feedback a personas más experimentas para aprender a preparar reuniones de un modo más estratégico.

MÉTODO Y DISCIPLINA Mal

Es la capacidad para empezar y acabar las reuniones con puntualidad (con la ayuda de un time-keeper), dinamizándolas cuando es preciso con la ayuda de herramientas digitales, facilitándolas con la metodología apropiada, evitando distraerse haciendo multitasking, tomando nota de los puntos clave, y logrando al final establecer acuerdos, definir responsables y concretar próximos pasos.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que las reuniones que lideras suelen terminar sin haber logrado los objetivos marcados, sin conclusiones claras y con poca claridad respecto a los próximos pasos y quiénes son sus responsables. Tu falta de método y de disciplina puede estar deteriorando tu reputación en la organización. Te convendría pedir ayuda y feedback a personas más experimentas para aprender a definir el método más adecuado para cada tipo de reunión y a gestionarlas con más disciplina.

FACILITACIÓN E INCLUSIÓN Mal

Es la capacidad de facilitar y moderar discusiones con una dinámica ágil que logre que todos los participantes aporten su perspectiva y se comprometan con las decisiones tomadas, manejando “con mano izquierda” a personas excesivamente habladoras y a los “lanzadores de granadas” que bloquean la discusión, y teniendo la flexibilidad para modificar la dinámica de la reunión o workshop cuando no está funcionando y un cambio podría ayudar a cumplir mejor su objetivo.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que sugiere que tu facilitación de reuniones implica de una manera asimétrica a los participantes en la discusión, que tienes dificultad para manejar ciertos perfiles con tendencia a “secuestrar” la conversación con intervenciones disruptivas y que te falta flexibilidad para reconducir la dinámica cuando es preciso.

12

Influencia matricial

0 Mal
Mal
Regular
Bien
Excelente

Generación de confianza y credibilidad

Capacidad para "leer" a los demás

Creación y desarrollo del equipo

Negociación y Generación de Consenso

Autodiagnóstico: Mal. 

Tu diagnóstico revela dificultad para colaborar con personas de otras áreas de la organización o de otras empresas —que, con frecuencia, suelen prioridades distintas a las tuyas—, y lograr alinear esfuerzos cuando no existe una relación jerárquica directa. En organizaciones matriciales, esta capacidad resulta crítica para lograr liderar proyectos transversales que involucran a varias áreas y para alinear a equipos diferentes bajo un mismo objetivo. Necesitas aprender a generar un entorno de confianza que atraiga a otros a trabajar a tu lado, a colaborar activamente en equipos compuestos por personas de diferentes áreas u organizaciones, y a lograr buenos resultados para todos de manera consensuada y no por una mera coerción jerárquica.

A continuación, te detallamos lo que indican tus respuestas sobre cada una de las dimensiones críticas que componen la competencia “Influencia Matricial”. Reflexionar sobre cada una de estas dimensiones te ayudará a enfocar tu estrategia de autodesarrollo.

GENERACIÓN DE CONFIANZA Y DE CREDIBILIDAD  Mal

Se trata de la capacidad de lograr que los demás confíen en tu liderazgo y estén dispuestos a seguirte y trabajar en las iniciativas que les propones y lograr tus objetivos, al percibirte como un líder inspirador, que genera confianza y credibilidad con sus palabras y actos.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que no consigues generar un entorno de confianza en los demás para seguirte si no hay una jerarquía formal establecida. Reflexiona sobre lo que puede estar haciendo que los demás no vean en ti un líder confiable y que les genera credibilidad, y sobre lo que tú podrías hacer para estrechar lazos y generar confianza en los demás.

CAPACIDAD PARA “LEER” A LOS DEMÁS Mal

Consiste en la capacidad para empatizar con los que te rodean, para ser abierto y ecuánime a la hora de juzgar sus acciones y para entender lo que les mueve y motiva.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que no has priorizado ni desarrollado la capacidad para empatizar con los demás, para entender sus inquietudes y motivaciones y para tenerlas en consideración a la hora de colaborar con ellos. Tal vez te convendría poner más foco en conocer y valorar a las personas con las que colaboras que en las cosas que hay que hacer.

CREACIÓN Y DESARROLLO DE EQUIPO Mal

Es la capacidad para construir a tu alrededor un equipo cohesionado, con talento y con proactividad, asegurándote de que creas oportunidad de crecimiento para cada persona en función de su potencial.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que indica que tienes dificultades para configurar un equipo cohesionado, de alto rendimiento, en el que cada miembro asuma un rol proactivo y tenga oportunidades para desarrollar su propio talento. Da más espacio para que las personas demuestren su potencial y sé exigente a la hora de buscar nuevo talento que refuerce al equipo.

NEGOCIACIÓN Y GENERACIÓN DE CONSENSO Mal

Es la capacidad de lograr acuerdos entre diversas partes en situaciones de conflicto de prioridades o de intereses, entendiendo los puntos de vista de todos y construyendo soluciones de consenso de un modo colaborativo.

Muestras un grado de desarrollo bajo, lo que parece indicar que tienes dificultades para negociar de una manera equilibrada cuando las partes plantean posiciones muy diferentes y se requiere “mano izquierda” para integrar puntos de vista diferentes. Estas carencias pueden limitar tu capacidad para colaborar con otras organizaciones que tengan objetivos no claramente alineados con los tuyos y para trabajar en entornos matriciales.

10 principios de autodesarrollo

A continuación te ofrecemos 10 principios de autodesarrollo basados en nuestra experiencia de acompañar a empresas y personas en su proceso de transformación, durante más de quince años, en treinta países de Europa y América.

1. Cada persona es protagonista de su desarrollo. No es una responsabilidad delegable.

Hasta hace dos décadas, el acceso a la formación estaba bloqueado por un enorme muro que en las empresas se superaba, principalmente, dotando de presupuesto a las áreas de formación. En los últimos años, el muro ha sido derribado: la cantidad y la calidad de los recursos formativos disponibles —y, en su mayoría, gratuitos o con un coste bajo— se ha multiplicado de modo exponencial. Sin embargo, aún se mantienen dos inercias. La primera es que, a pesar de que esas áreas ahora tienden a llamarse Learning&Development, siguen despachando formación tradicional con el foco puesto principalmente en el contenido. Y la segunda es que muchos profesionales siguen delegando su propio desarrollo al equipo de Talento Humano de la empresa en la que trabajan. La manera más práctica de romper con ambas inercias es instalar una nueva capacidad en la organización: el autodesarrollo. Empezando por la alta dirección.

2. El rol del mentor es acompañar a identificar retos de desarrollo, a aterrizarlos y a darles un seguimiento disciplinado.

Si cuentas con la ayuda de un mentor —sea tu jefe o una persona externa a la organización—, su rol es acompañarte por un período razonable de tiempo para ayudarte a identificar tus retos de desarrollo, a seleccionar las competencias (comportamientos habituales, observables y medibles) con las que abordarlos, a aterrizar las competencias en proyectos concretos y a ejecutarlos con disciplina. No obstante, la mera superioridad jerárquica no cualifica para convertirse en mentor. Para serlo con legitimidad hay que habérselo ganado con años de trabajo disciplinado, poniendo cabeza, corazón y manos en el propio desarrollo.

3. Las tres responsabilidades de un líder son la estrategia, el desarrollo de personas y la operación del día a día.

La diferencia entre un mero gestor y un líder es que el primero enfoca todas sus energías en la operación del día a día, mientras que el segundo integra en su agenda las otras dos responsabilidades: la estrategia y el desarrollo de personas. Y esta diferencia genera una sorprendente asimetría entre avanzar controlado por un gestor que impulsa tu desarrollo movido exclusivamente por motivos técnicos y transaccionales —como resolver tareas de la operación o cubrir posiciones en un organigrama— o, por el contrario, avanzar en tu desarrollo acompañado por un líder con habilidades para el mentoring y con un genuino interés en tu crecimiento personal y profesional.

4. Hay dos indicadores inequívocos de que estás delante de un líder: hace mentoring y da feedback.

Un buen indicador de liderazgo es la capacidad de implantar una dinámica de mentoring y de autodesarrollo con el propio equipo. Y otro, la cantidad y la calidad del feedback que se da al jefe, a los pares, al equipo directo y a cualquier otra persona de la organización, con total independencia de la jerarquía y fuera de los procesos organizativos de evaluación del desempeño, diseñados principalmente para justificar el bonus que se recibe a final de año. Cuando observas que, en una determinada persona, ambos indicadores están bajos, muy probablemente estás delante de un gestor, con una formación técnica y una orientación a sacar cosas adelante, no a desarrollar personas.

5. La transformación personal es un proceso de desarrollo de hábitos y de construcción del carácter.

La transformación personal no se logra acumulando cursos, programas y certificaciones, como quien estampa sellos en un pasaporte. Eso, sin más, es turismo académico. Ni tampoco se alcanza escuchando charlas de motivación. Más bien, las personas se transforman a través del learning by doing, del ejercicio diario de su voluntad, desarrollando buenos hábitos y construyendo el carácter que se requiere para asumir responsabilidades de liderazgo. Ya sea una organización de cien mil personas o algo mucho más importante, la propia familia.

 

6. La calidad de la dieta intelectual determina el nivel de liderazgo.

Cuando se asumen posiciones de liderazgo en una organización, sea del sector que sea, uno no se dedica a la manufactura: tu desempeño como líder no depende de la fuerza de tus brazos ni de la capacidad de cargar peso de tu espalda. Sino a la «mentefactura». De modo que tu nivel de liderazgo depende directamente de tu vitalidad intelectual, de tu riqueza conceptual, de tu capacidad para procesar información compleja y para diagnosticar, de tu pensamiento crítico para no dejarte llevar por eslóganes populistas y superficiales, de tus competencias de comunicación verbal y escrita, de tu habilidad para captar rápido el talento y la personalidad de la gente o, en otras palabras, de tu capacidad para adentrarte en el National Geographic del alma humana. Desde esta perspectiva, los hábitos de la lectura y del estudio (de libros y artículos, pero también de vídeos, podcasts, documentales, etc.) se presentan como herramientas fabulosas de crecimiento personal. Sin embargo, hoy en día corremos el riesgo de que nuestra dieta intelectual esté compuesta casi sólo por las series que ofrecen plataformas como Netflix, un autoservicio de fast-food audiovisual potencialmente adictivo.

7. El autodesarrollo requiere una metodología simple.

La experiencia demuestra tozudamente que sin método el ritmo de aprendizaje es muy lento e inconstante. Pero la metodología debe ser simple, una cualidad infrecuente en organizaciones grandes, que tienden al over-engineering. Y esta tendencia sistémica a la complejidad —unida a la genuina preocupación de las áreas de Talento Humano por la falta de implicación de muchos de sus directivos en el desarrollo de las personas— acaba generando modelos de gestión del talento hipercomplejos e hipercostosos, porque tratan de asumir paliativamente una responsabilidad que esos directivos le han subcontratado.

8. El autodesarrollo se acelera cuando se gestiona de modo colaborativo.

En las dos últimas décadas, los constantes avances tecnológicos han abierto posibilidades insospechables de comunicación y de colaboración con otras personas. Pero, por una sorprendente inercia, las dinámicas de desarrollo humano que imperan en las organizaciones siguen encerradas en un formato individual: de los retos personales de desarrollo sólo se habla con el jefe y tal vez con alguien del área de Talento Humano, en el mejor de los casos. La idea de construir una dinámica colaborativa de autodesarrollo suele generar una inicial prevención, basada en el paradigma de que la gente no se siente confortable hablando de sus retos de desarrollo delante de otros colegas. Pero la experiencia nos demuestra una y otra vez que, superada esa fase inicial de escepticismo, llega otra de deslumbramiento, cuando se constata el valor que tiene abrir instancias de conversación colectiva—a través de workshops y de plataformas digitales— para compartir retos, experiencias y recursos de aprendizaje.

9. En la evaluación de los programas de desarrollo es más relevante medir el impacto en los participantes que su satisfacción con el facilitador.

El desproporcionado énfasis actual —tanto en los programas de liderazgo que gestionan las áreas de Talento Humano como en los que ofrecen las escuelas de negocio— en medir la satisfacción de los participantes con cuestionarios de evaluación corre el peligro de convertirse en un incentivo perverso: que los facilitadores y profesores articulen sus dinámicas con más énfasis en «entretener a su audiencia» que en contribuir a transformar a cada persona. Sin embargo, resulta mucho más relevante evaluar el desempeño de cada participante, desde la perspectiva del facilitador o del profesor, y también desde la perspectiva de sus colegas.

10. La transformación duele.

Al igual que duele ponerse a dieta o hacer un programa de entrenamiento exigente. Por eso, el rol de un mentor no es ganar concursos de popularidad ni garantizar que su mentoreado se sienta cómodo. Más bien lo contrario: consiste en retarle —de la manera más inspiradora posible—, generándole una mezcla de incomodidad y de esperanza que le inspire a desarrollar con disciplina su propio talento.

recursos de aprendizaje

Además, te ofrecemos una selección de recursos de aprendizaje (libros, artículos, vídeos, etcétera) que han ayudado a otros profesionales a construir su plan de autodesarrollo.

01. DIAGNÓSTICO Y DECISIÓN

ARTÍCULOS

  • Can You Say What Your Strategy Is? – Harvard Business Review.
  • Are You Ready to Decide? McKinsey Quarterly.
  • How to Make your Company Smarter: Decision Making. MITSloan Management Review.

 

LIBROS

  • Thinking, Fast and Slow. Daniel Kahneman.
  • The Skilled Facilitator. Roger Schwarz & Anne Davidson.
  • Creating Business Plans. HBR Press.
02. DISEÑO DE PROYECTOS

ARTÍCULOS

  • Architect your Company for Agility. Jeanne Ross. Sloan Management Review

LIBROS

  • The Goal. Eliyahu Goldratt
  • Switch. Chip Heath and Dan Heath
03. EJECUCIÓN ÁGIL

ARTÍCULOS

  • The Art of Project Leadership. McKinsey.
  • How to make agile work for the C-suite. Eric Garton & Andy Noble, Harvard Business Review.
  • Bureaucracy can drain your company’s Energy, Agility can Restore it. Darrell K Rigby, Harvard Business Review.
  • Embracing Agility. Darrell K. Rigby, Jeff Sutherland & Hirotaka Takeuchi,Harvard Business Review.
  • Agile at Scale. Darrell K. Rigby, Jeff Sutherland & Andy Noble, Harvard Business Review.

LIBROS

  • Managing Projects. HBR Press.
  • Getting Work Done. HBR Press.
  • Delegating Work. HBR Press.
  • The Lean Machine. Dantar Oosterwald.
  • That’s not how we do it here! John Kotter & Holger Rathgeber.
  • The Phoenix Project. Gene Kim, Kevin Behr & George Spafford.
04. Y 05. INTEGRIDAD & CERCANÍA

ARTÍCULOS

  • Small Talk Is an Overrated Way to Build Relationships with Your Employees. HBR.

 

LIBROS

  • Man’s Search for Meaning. Viktor E. Frankl.
  • The Seven Habits. Steven Covey.
  • The Speed of Trust. Steven Covey.
  • Nicomachean Ethics. Aristotle.
  • 12 Rules for Life. Jordan Peterson.
  • Empathy. HBR Press.
  • Mindsight. Daniel J Siegel.
  • Unbroken. Laura Hillenbrand.
  • Virtuous Leadership. Alexander Havard.
  • The Purpose Driven Life. Rick Warren.
  • No Greater Love. Mother Teresa.
  • The Four Loves. C.S. Lewis.
06. FEEDBACK

ARTÍCULOS

  • How to Give Feedback to Someone Who Gets Crazy Defensive. HBR Press.
  • Getting 360-Degree Feedback Right. HBR Press.
  • How to Mentor a Narcissist. HBR Press.

LIBROS

  • Giving Effective Feedback. HBR Press.
  • Giving Effective Feedback. CCL.
  • Managing Difficult Interactions. HBR Press.
  • Feedback That Works. Sloan R. Weitzel
  • Crucial Conversations. Al Switzler
  • The Talking Manager. Álvaro González Alorda
  • Mindsight. Daniel J. Siegel
07. Y 08. COMUNICACIÓN VERBAL Y NO VERBAL & COMUNICACIÓN ESCRITA

LIBROS

  • On Communication. HBR’s 10 Must Reads.
  • Failure to Communicate. Holly Weeks.
  • Successful Writing and Speaking. HBR Press.
  • Better Business Writing. HBR Press.
  • Brilliant Presentation. Richard Hall.
09. PRESENTACIONES EFECTIVAS

ARTÍCULOS

  • How to Give a Killer Presentation. HBR

 

LIBROS

  • Persuasive Presentations. Nancy Duarte.
  • Presentations. HBR Press.
  • Presentation Zen. Garr Reynolds.
10. HERRAMIENTAS DIGITALES

ARTÍCULOS

  • Advanced Social Technologies and the Future of Collaboration. Mckinsey.
  • Scaling a Transformative Culture Through a Digital Factory. Digital Mckinsey.
  • The Seven Decisions That Matter on a Digital Transformation. Digital Mckinsey.
  • How Social Tools Can Reshape the Organization. Digital Mckinsey.
  • How a Digital Factory Can Transform Company Culture. Mckinsey.
  • Culture For A Digital Age. Mckinsey Quarterly.

LIBROS

  • Leading Virtual Teams. HBR Press.
  • Virtual Collaboration. HBR Press.
  • The Digital Transformation. David L. Rogers.

 

11. GESTIÓN DE REUNIONES Y WORKSHOPS

ARTÍCULOS

  • Better Meetings. HBR.
  • The Tools You Need to Make Every Meeting More Productive. HBR.

LIBROS

  • Running Meetings. HBR Press.
  • Running Virtual Meetings. HBR Press.
  • Meeting Design: For Managers, Makers, and Everyone. Kevin M. Hoffman.
  • The Skilled Facilitator. Roger M. Schwarz.
12. INFLUENCIA MATRICIAL

ARTÍCULOS

  • High Performing Teams. McKinsey Quarterly.
  • Beyond the Matrix Organization. McKinsey Quarterly.
  • The Past and Future og Global Organizations. McKinsey Quarterly.
  • Communicating Across Generations. BridgeWorks.
  • Playing Office Politics Without Selling Your Soul. HBR.

LIBROS

  • Virtual Collaboration. HBR Press.
  • Leading Virtual Teams. HBR Press.
  • Delegating Work. HBR Press.
  • Influence: The Psychology of Persuasion. Cialdini Robert B.

CONTACTO

Si desea contactar con nuestros servicios o conocer nuestro modelo con más profundidad, puedes contactarnos en info@emergap.com

ÁLVARO GONZÁLEZ ALORDA

alvaro@emergap.com

GONZALO valseca

gonzalo@emergap.com

Logo

Todos los derechos reservados ®
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa de EMERGAP